Jueves, 24 de diciembre de 2015

Por Germán Grosso Molina

Hola amigos/as. Esta Navidad nos encuentra esta vez recién iniciado el Año Santo de la Misericordia, convocado por el Papa Francisco, quien nos dice que Es por esto que he anunciado un Jubileo Extraordinario de la Misericordia como tiempo propicio para la Iglesia, para que haga más fuerte y eficaz el testimonio de los creyentes (Bula de convocación del Jubileo Extraordinario de la Misericordia Misericordiae Vultus - MV 3). Es por eso que en esta pequeña y humilde reflexión sobre la Navidad, pretendo unir ambos motivos.

La Navidad es una fiesta sin dudas hermosa. Socialmente nos une como familia, como sociedad. La gente anda feliz, con alegría, transmitiendo esperanza y buenos deseos. Ese fenómeno es fruto del acontecimiento más importante de la historia de la humanidad: el nacimiento del Salvador. Aún los no creyentes se suman a esta ola de buenos deseos, que tiene su origen en esta fiesta de la Iglesia dedicada al nacimiento de Cristo. Nacimiento que no nos debe dejar de sorprender. Estamos tal vez acostumbrados a las imágenes y postales de la Navidad. Pero no debemos dejar de reflexionar sobre el modo en el cual el Hijo de Dios se hizo carne: en el seno virginal de María, esposa de aquel humilde carpintero, José. En un anoche fría de Belén, ciudad del Rey David, en un establo, porque no había lugar para ellos en la posada… Con esa humildad y simpleza, el creador del mundo, se hace niño…

[...]


Leer más...

Tags: Navidad, Misericordia

Por GEGM_81 @ 22:24
Comentarios (0)  | Enviar