Domingo, 18 de noviembre de 2012

Por Germán Grosso Molina

El Papa Benedicto XVI ha convocado a celebrar el Año de la Fe, para que los católicos de todo el mundo fortalezcamos nuestra fe, nos refugiemos cada vez más en ella, sabiendo que Cristo es el "Camino, la verdad y la vida", único salvador, único que puede hacernos llegar la paz y la felicidad a los hombres. En un mundo cada vez más alejado de Dios y de la Iglesia, no nos debe extrañar ver todos los días crímenes, asesinatos, corrupción, familias rotas, violaciones, abusos, trata de personas, leyes de aborto, eutanasia, etc. En fin, todo el mal que existe en el mundo, es porque el mundo le está dando la espalda a Dios, a Cristo, se cree omnipotente.

San Juan nos dice: ¡Miren cómo nos amó el Padre! Quiso que nos llamáramos hijos de Dios, y nosotros lo somos realmente. Si el mundo no nos reconoce, es porque no lo ha reconocido a él. Queridos míos, desde ahora somos hijos de Dios, y lo que seremos no se ha manifestado todavía. Sabemos que cuando se manifieste, seremos semejantes a él, porque lo veremos tal cual es. El que tiene esta esperanza en él, se purifica, así como él es puro (1 Jn, 3, 1-3).

Enriquezcamos nuestra fe, volvamos a Cristo, nos refugiemos en su Iglesia, leamos su Palabra de Vida, nos alimentemos con la Eucaristía, en fin, vivamos en oración permanente, haciendo el bien y deseando la paz a todos.


Termino recordando a San Josemaría, que enseñaba: ¡Qué hermosa es nuestra Fe Católica! -Da solución a todas nuestras ansiedades, y aquieta el entendimiento y llena de esperanza el corazón (Camino, 532).


Tags: año de la fe, benedicto xvi, annus fidei, iglesia catolica

Comentarios